Leyenda de los hermanos Ayar (Resumen)

Cuenta la leyenda que hace mucho, el Dios Viracocha envió a sus hijos más poderosos en busca de tierras fértiles para cultivar el maíz (alimento muy preciado en aquel entonces) y así, sea compartido con todos los hombres de la tierra. Todo esto debido a que hubo un terrible diluvio que había asolado la Tierra.

En el paraje Tambotoco (de Pacaritambo) en un cerro llamado Pumaorqo, habían tres ventanas o cuevas. De la central "capac toco" (ventana rica) salieron los cuatro Hermanos Ayar. Cada uno de ellos tenían poderes y habilidades especiales para poder emprender su gran misión. Viracocha, dio al hermano mayor (Ayar Manco)  una vara de oro para que elija el lugar donde cultivarán el maíz.


Quienes eran los Hermanos Ayar


Los hermanos iban acompañado de sus respectivas esposas. Y fueron 4 parejas las cuales fueron las siguientes:

La primera pareja era Mama Guaco (gran mujer guerrera, hermosa y fuerte) que llevaba un aybinto (una especie de onda que con un solo golpe, podía ocasionar grandes derrumbes). Su esposo era Ayar Cachi quien era el más dominante y belicoso de los hijos de Viracocha,. Se decía que tenía la fuerza de un rayo.

La segunda pareja era Mama Cora que tenía grandes conocimientos y secretos de las plantas medicinales. su esposo era Ayar Uchu que era místico y religioso. Él podía comunicarse con Viracocha a través del viento, la tierra, el fuego y el agua.

La tercera pareja la formaba Mama Rawa quien era alegre y la más laboriosa de las cuatro hermanas. Gustaba hacer música con su tinya (instrumento andino similar a un tambor), además de ser muy hábil al tejer y guardaba en cada textil la memoria y la historia de su padre Viracocha. Su esposo era Ayar Aucca, brazo derecho de Manco Capac. Él llevaba una pechera de plumas de guacamayo y tenía una fuerte conexión con los espíritus ancestrales.

La cuarta pareja y la conformaba el mayor de los Ayar y el de más autoridad: Ayar Manco Capac, (que tomó dicho nombre al salir de la ventana de Capac-Toco y significa "rico"). Ayar Manco era astuto, sabio y un gran estratega. Tenía un halcón llamado Indi, que era venerado y temido. Su esposa era Mama Ocllo que tenía la ternura de una madre, pero a la vez con su mirada podía cautivar a cualquier fiera. Era la encargada de preservar las familias.



En camino hacia la tierra prometida

Tenida ya sus ordenes, los hermanos Ayar salieron de Tambotoco en compañía de diez ayllus (grupo de comunidades). Quienes lideraban el grupo era Mama Guaco y Ayar Manco. Tras horas de viaje, llegaron a Guanacancha, donde se establecieron por un tiempo para intentar buscar tierra fértil. En dicho lugar cultivaron algunas semillas que Mama Ocllo traía consigo, pero esa tierra no era muy buena para el maíz y abandonaron el lugar hacia otro sitio.

ayar cachi cueva

Durante el camino Ayar Cachi hizo alarde de su poder y fuerza, dio un hondazo hacia un cerro que lo derribó y formó una quebrada. Los demás hermanos recelosos y temerosos del poder de su hermano, planearon deshacerse de él. Ayar Cachi regresó hacia Tambotoco y detrás suyo fue Tambocheccay (un servidor fiel del grupo). Cuando por fin llegó a su destino Ayar Cachi, entró a una cueva pero,  Tambochecay estaba muy detrás de él que en poco, tapó la entrada con un derrumbe. Hoy en día, Tambochecay se convirtió en piedra a un lado de la ventana de Capac Toco.

tambochecay piedra

Por otro lado, los Hermanos se encontraban en Haysquisrro, y a pesar de la distancia, llegaron a escuchar los estruendos que ocasionó Ayar Cachi con sus gritos. Ellos se lamentaron y lloraron pensando si habían hecho bien. Pese a lo ya sucedido, decidieron continuar con su misión.

Al llegar a una zona donde se hallaba Guanacauri (hoy en día Wanakaure), pudieron ver todo el valle del Cuzco. Sobre dicho cerro, había una Huaca (una piedra sagrada) que tenía forma de una persona convertida en piedra. Ayar Uchu corrió hacia dicha imagen y cuando estaba cerca, decidió empujarla pero luego, no pudo moverse ya que sus pies se estaban convirtiendo en piedra y unidos a la espalda de la huaca. En poco, Ayar Uchu se convirtió en una Huaca y tiempo después, se construiría un templo en honor a aquel Hermano. Por eso Guanacauri sería la Pacarina del Cuzco (el lugar de origen y el destino final de sus antepasados). Los hermanos sollozando las pérdidas de sus hermanos Ayar Uchu y Ayar Cachi, tuvieron que continuar su camino.

ayar uchu piedra


Tras otra caminata, llegaron a Matagua (al pie del Guanacauri). Ahí estuvieron un tiempo, hicieron chozas y cultivaron algunas de las semillas. Manco Capac y Mama Ocllo tuvieron un hijo al que llamaron Sinchi Roca y es en este lugar realizaron las primeras ceremonias de iniciación como el Rutuchikuy (corte de pelo) y el primer Guarachico (iniciación en la guerra de los jóvenes, se les oradaba la oreja y colocaba la wara - vestido).

Un día, Mama Guaco tomó dos varas y las lanzó hacia el norte. La primera llegó hacia Colcabamba, pero no pudo incar en sus tierras ya que era muy suelta. La segunda vara llegó más cerca a la ciudad del Cusco, en Guaynapata. Manco Capac por otro lado, pudo ver desde Matagua una piedra que delimitaba la posesión de otros pueblos asentados en Cusco (donde actualmente se encuentra el Convento de Santo Domingo). Ayar Auca decide ir a investigar hacia Quirirmanta pero durante el camino, le habían salido unas alas de Alcamari (aunque en otras versiones eran alas de Condor, y otras que él al posarse sobre una piedra, queda convertido en roca).

ayar auca se convierte

Los hermanos decidieron seguir camino al Cusco. Llegando al valle de Gualla (hoy granja Kayra y Guallapampa) donde vieron que grupo de pobladores de aquella zona se acercaban hacia ellos. Temiendo lo peor, Mama Guaco tomó su aybinto y con determinación siniestra, liquidó a uno de los invasores. Al ver esto los demás, huyeron sin pensarlo.

ayar manco funda el cuzco

Cuando la gente de aquel pueblo vio el poder de los hermanos Ayar, se sometieron y tiempo después, empezaron a edificar la casa del Sol que luego fue llamada "Inticancha". Poco a poco construyeron andenes de cultivo y poblaron el valle. Así, pudieron cultivar las semillas y crecieron vigorosamente. Ayar Manco, como único sobreviviente, funda el Cusco y es el primer Inca, Manco Cápac.
Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest

1 comentario: