Conejo de Pascua

Cuenta la leyenda, que cuando sepultaron a Jesús, dentro de la cueva había un conejo escondido,
que muy asustado veía cómo toda la gente entraba, lloraba y estaba triste porque Jesús había muerto. 

El conejo se quedó ahí viendo el cuerpo de Jesús cuando pusieron la piedra que cerraba la entrada y lo veía y lo veía preguntándose quien sería ese Señor a quien querían tanto todas las personas.

Así pasó mucho rato, viéndolo; pasó todo un día y toda una noche, cuando de pronto, el conejo vio algo sorprendente: ¡Jesús se levantó!

Un ángel quitó la piedra que tapaba la entrada y Jesús salió de la cueva. El conejo comprendió que Jesús era el Hijo de Dios y decidió que tenía que avisar al mundo y a todas las personas que lloraban, que ya no tenían que estar tristes porque Jesús había resucitado.

Leyenda del Conejo de Pascua
Leyenda de Conejo de Pascua

Desde entonces, cuenta la leyenda, que el conejo sale cada Domingo de Pascua a dejar huevos de colores en todas las casas para recordar al mundo que Jesús resucitó y hay que vivir alegres. Pero, como los conejos no pueden hablar, se le ocurrió que si les llevaba un huevo pintado, ellos entenderían el mensaje.

Desde entonces se dice que fue elegido como el mensajero que comunique y recuerde a todos los niños la buena nueva.
Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest