Puente del diablo - Leyenda Quiché

En la región de Sacapulas, se afirma que antiguamente no se podía pasar sobre el río Chixoy o Negro, porque no tenía puente. 

El diablo quería tener una hija y por este motivo fue a donde el padre Eterno y le pidió una hija como la Virgen María. Este le dijo que estaba bien, pero que le construyera un puente sobre el Chixoy para que sirviera de paso a los pobladores de Sacapulas.

El puente tenía que ser construido en pocas horas, antes de que cantara el primer gallo, de lo contrario el Padre Eterno no cumpliría. El diablo quiso engañar al Padre Eterno, por lo que dispuso matar a todos los gallos y gallinas que habían en el pueblo. San Pedro se dio cuenta "de las gracias del Diablo", por lo que pudo quitarle un huevo a la última gallina y lo guardó en el morral.


Puente del diablo - Leyenda Quiché
Puente del diablo - Leyenda Quiché

El diablo empezó a construir el puente rápidamente y casi lo tenía acabado, cuando poco antes de las tres de la mañana "cantó el huevo que San Pedro tenía en su morral". El diablo sorprendido se asustó y salió corriendo. Como el puente ya casi estaba terminado, lo quiso botar de una patada, pero no lo logró porque ya estaba bendito por el Padre Eterno. Sólo quedó estampada su huella en las piedras de este puente.
Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest