Timbó - Leyenda Guaraní

El Timbó, también llamado oreja de negro, es una bello árbol que sobresale por su altura y su follaje.

La leyenda cuenta que Isaraki, un viejo cacique de la tribu de indios timbúes, tenía una hija, que era su única familia. Su hija se llamaba Iraí, ella era una mujer muy hermosa y alegre que era el apoyo de su anciano y enfermo padre. Isaraki, sabía que ella algún día iba a formar su familia, y lloraba diciendo: Iraí, por favor, nunca te vayas, quedate siempre a mi lado.

Su hija le decía incansablemente que nunca se iba a ir, pero el tiempo pasó y ella se enamoró perdidamente de un extranjero, que se la llevó lejos de su hogar. Su padre, todos los días, salía al campo y apoyaba su oreja en el suelo para escuchar los pasos de sus hija realizaría al volver con él, pero todos los días el anciano volvía solo y triste a su hogar.


Un día salió muy de madrugada y apoyo su oreja en el suelo tratando de escuchar los pasos de su hija, pero nunca volvió a su tribu. Los pobladores, muy preocupados, al ver que el anciano no volvía lo fueron a buscar y lo encontraron muerto con la oreja apoyada en el suelo.

Al levantarlo del suelo, grande fue su sorpresa, pues la oreja quedó pegada en el suelo. Al dia siguiente fueron al mismo lugar y encontraron una bonita planta que creció hasta llegar a ser un hermosísimo árbol. A quienes los timbúes lo llamaron Cambá-nambí, que en su lengua significa “oreja de negro”.

Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest