El guajojó

Cuenta la leyenda que, en la selva (regiones del Amazona) tras caer el sol, se escucha el canto del Guajojó.

Se dice que aquel canto es como un llanto o sonido desgarrador que deja perturbado a quien lo escucha. Además, muchos afirman que antes que se origine este ser, era una Mujer.

Hace mucho, una Mujer que era hija de un Cacique (Jefe de comunidades) se enamoró de un hombre de su misma tribu, lo cual no podía ser por antecedentes históricos (daños, ataques, entre otros). Su padre fue informado del amorío por algunos Guerreros, y para salir de dudas, mandó a unos espias a corroborar si era cierto, y así fue confirmado.

 usó sus poderes de hechicero para liquidar a aquel prentendiente en lo profundo de la selva ya que no lo consideraba digno de su Hija. Al pasar los días, la Joven sospechaba de la ausencia de su amado, y al ya no regresar, decidió ir en su búsqueda.

Cuando llegó a los espesores de la Selva, encontró los resto del crimen y sospechando de su padre, lo iba a denunciar ante la tribu, sin embargo, el Hombre para protegerse, convirtió en su hija en Ave. Desde entonces, la chica vaga en forma del ave llorando sin parar la muerte de su amado.

el guajojo

Otra versión cuenta que al ser descubiertos, capturan a la novia y mandan a liquidar al novio pero tras una ardua lucha que deja una docena de muertos. Cuando el Dios Tumpa ve dicha injusticia, decide revivir al novio convertido en un pajarito parecido a un Sayubú (ave típica de Santa Cruz, Bolivia). Así, él se dedica a buscar a su novia por todas partes con un canto lloroso que se escucha en las noches de tormenta con una percusión que a veces pone los nervios de punta.

Se dice que aquel llamado "Gua Jo, jooo" es la unión de los dos nombres de los enamorados: Guadalupe y José. Los veteranos abuelos dicen haber oído y visto al citado pajarito en las noches cuando va llover y comienzan los relámpagos a iluminar la copa de los árboles.
Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest

0 comentarios:

Publicar un comentario