La leyenda de Zamarrilla [Semana santa]

Cuenta la leyenda, que a mediados del Siglo XIX, la policía perseguí en Málaga a un ladró llamado Zamarrilla. Buscando refugio se metió en una Iglesia y al ver a la Virgen de la Amargura, se ocultó bajo su manto. La policía seguía muy cerca buscando por todos lados, pero no imaginaron que el ladrón estaba en la Iglesia así que decidieron irse de aquel lugar.

Zamarrilla viéndose libre de sus perseguidores, agradeció a la Virgen y le sujetó una rosa blanca en su pecho con su daga. Tras unos segundos la imagen empezó a sangrar tiñendo de color rojo a la Rosa. Zamarrilla, comprendió el santo mensaje y dejó su vida de maldad hacia la bondad.

virgen de la amargura semana santa

Compártelo por favor:

Facebook  Twitter  Google+  Pinterest